Para muchos, la llegada de los inmigrantes a Ellis Island duraría entre una semana y unos meses. Si hubiera alguna preocupación con un pasajero que tuviera que ver con asuntos legales o médicos, el pasajero sería retirado y retenido en uno de los cuartos del hospital del edificio ubicado adyacente a la entrada del nivel principal. Dependiendo de la situación, la persona sería mantenida en la isla durante una semana o un mes o sería deportada de vuelta a su país de origen. El hospital de la isla era uno de los mayores hospitales de salud pública de los Estados Unidos. Había veintidós edificios hospitalarios repartidos en dos islas. Debido a la situación del hospital y al tamaño de su personal, que empleaba a más de 300 médicos, enfermeras y otros miembros del personal médico, era bien sabido que el hospital atraía a observadores médicos de los Estados Unidos y Europa.